Proyecto

La calidad del aire que respiramos viene determinada por la presencia de ciertos elementos nocivos, como los contaminantes gaseosos o las partículas que pueden influir negativamente en la salud de los seres humanos y el medio ambiente.

En Proyecto CATCH aborda el problema de la contaminación atmosférica en las ciudades mediante el desarrollo de una herramienta integral que permita la predicción, el seguimiento, el control y la reducción de las emisiones incluyendo en estas los gases de efecto invernadero (GEI), el material particulado y otros parámetros importantes de la calidad del aire.

Se ha diseñado un sistema integral hardware-software con capacidad para dar respuesta a cuatro necesidades funcionales generales:

  • Cuantificación de emisiones totales directas e indirectas: Proporcionar información en tiempo real sobre las emisiones y consumos asociados a equipos de demanda energética, cuantificando el impacto de su actividad sobre los parámetros de calidad del aire y sobre la salud humana y daños al ecosistema.
  • Vigilancia integral de la calidad del aire: Capturar datos en continuo, sobre los parámetros de calidad del aire del entorno de dichas infraestructuras.
  • Control inteligente de emisiones y consumos energéticos: Implementar algoritmos de control y reglas de toma de decisión que permitan conciliar el ahorro energético y la protección del medioambiente y las personas.
  • Servicio al usuario: Facilitar la puesta en valor de esta información, trasladando a los usuarios  la evolución de los indicadores del sistema, alertas, recomendaciones, etc… a través de aplicaciones (web y móviles).

La interrelación de estos grandes objetivos, parte de una secuencia lógica de demanda de funcionalidades relativas a la cuantificación y reducción de emisiones para la gestión eficiente de ciudades inteligentes, sus infraestructuras y la protección al ciudadano:

1)      En primer lugar, a través de una red de sensores, dotamos a la herramienta de capacidad para medir consumos y cuantificar emisiones (CO2, O3, SO2, NOx, CO, partículas en suspensión, etc.) asociados a las instalaciones y equipos propios y/o bajo la supervisión del organismo gestor (municipio, empresa,..): edificios, vehículos, transporte, alumbrado, etc.

2)      Puesto que estas emisiones contribuyen junto a otras al total de los parámetros de calidad del aire del entorno (típicamente una ciudad o región) y que estos afectan a la salud de los ciudadanos, se incorporan también registros ambientales de dichos parámetros, a través de estaciones de medida propias y/o públicas. Estas medidas se completan con predicciones meteorológicas y de transporte de contaminantes elaboradas por la propia herramienta.

3)      A partir de la información proporcionada por los dos subsistemas anteriores, se establece un lazo cerrado de control con el que a partir de algoritmos expertos y reglas, será posible marcar objetivos de rebaja, valorar el impacto de distintas políticas y, sobre todo, construir medidas de reducción y protección, así como elaborar predicciones, alertas y recomendaciones a los usuarios. Este control se potencia con la capacidad para actuar de forma remota sobre los equipos e instalaciones propios, de forma que puedan cuantificarse de forma inmediata la reducción de los consumos energéticos y las emisiones derivadas.

4)      Además de interactuar con los usuarios gestores de la herramienta, será necesario hacer llegar las predicciones, alertas y recomendaciones a los usuarios finales y/o ciudadanos, a través de aplicaciones (web y móviles). Se da la posibilidad de contribuir a la mejora del funcionamiento de la herramienta y su integración personal mediante un portal externo y se facilita la exportación de datos no sensibles, para su aprovechamiento por terceros.

esquema_cacth

Comentarios cerrados.